Riesgos de los Tratamientos de Reproducción Asistida

Antes de iniciar un ciclo de reproducción asistida, es importante saber que estos tratamientos comprenden una serie de riesgos que en su mayoría no son graves pero que en algunos casos pueden presentar complicaciones.

  • Embarazo múltiple: este riesgo está relacionado con la edad de la mujer, el número de embriones transferidos y la calidad de estos embriones. La gestación de dos o más fetos supone un aumento de los riesgos obstétricos para la madre y los niños. Los embarazos múltiples suelen tener más complicaciones y la tasa de prematuridad es más elevada. La gravedad de esta complicación se incrementa de manera paralela al número de fetos.

  • Síndrome de hiperestimulación ovárica (SHO): cuando la respuesta a la estimulación ovárica es excesiva, se recluta un número elevado de folículos, aumenta el tamaño de los ovarios y se alteran los niveles hormonales en sangre. Se caracteriza por la acumulación de líquido en abdomen pero puede provocar complicaciones más severas.

  • Embarazo ectópico: se produce cuando el embrión se implanta fuera del útero. Estos embarazos no son viables y pueden resultar peligrosos y dañar los órganos donde están alojados. En algunos casos se resuelven de forma espontánea pero pueden requerir intervención farmacológica o quirúrgica.

  • Aborto: la frecuencia de aborto en embarazos obtenidos con las terapias de reproducción asistida es discretamente superior que los embarazos obtenidos de forma espontánea.

  • Anestesia: aunque las dosis empleadas son bajas, los riesgos asociados a la anestesia son los mismos que los que se corren en cualquier otra cirugía.

  • Otros riesgos y complicaciones que ocurren con baja frecuencia: cancelación de la estimulación, no obtención de ovocitos, fallo completo de la fecundación, no realización de transferencia por no obtención de embriones viables, intolerancia a la medicación, infección peritoneal, hemorragia, punción de una asa intestinal u otras estructuras, torsión ovárica, etc.