Estudio y evaluación de la infertilidad

Para que una mujer consiga una gestación de forma natural, deben darse una serie de condicionantes. En condiciones normales, los ovarios han de producir cada mes un ovocito de la madurez y calidad suficiente para poder desarrollar un embrión una vez es fecundado. Los espermatozoides tienen que poder acceder, en el momento oportuno, hasta la parte de la trompa más próxima al ovario. No deben existir por tanto obstáculos físicos, químicos o inmunológicos que les impidan llegar. Una vez fecundado el ovocito y convertido ya en embrión, ha de viajar por la trompa hasta la cavidad uterina donde tiene lugar la implantación. El embrión debe implantarse en la mucosa del útero, que se denomina endometrio. El endometrio ha de tener la preparación adecuada para permitir la implantación y el desarrollo del embrión. Si todo el proceso funciona correctamente se produce un embarazo.

El estudio básico de fertilidad se basa en la valoración de 4 puntos fundamentales:

  1. La integridad del aparato genital interno.
  2. La valoración de la ovulación.
  3. La valoración de la reserva ovarica.
  4. La calidad espermática.

La integridad del aparato genital interno

La ecografía transvaginal es una prueba sencilla que valora de manera adecuada la morfología uterina y ovárica. Permite detectar la presencia de miomas o pólipos endometriales así como la detección de patología tumoral ovárica.

La histerosalpingografía consiste en hacer unas radiografías de la pelvis tras haber inyectado un contraste dentro del útero. Permite valorar la cavidad uterina así como la permeabilidad de las trompas, factor imprescindible para lograr una gestación.

La valoración de la ovulación

Tras la ovulación, el folículo ovárico produce progesterona y esto hace que el endometrio se transforme y adopte las condiciones óptimas para una posible gestación. La determinación en sangre de la progesterona en la segunda mitad del ciclo (tras la ovulación) es una forma simple de saber si la mujer ha tenido un ciclo ovulatorio.

La calidad ovocitaria (reserva ovárica)

La determinación entre el tercer y quinto día de la regla de las hormonas FSH, LH , estradiol y hormona antimulleriana junto con la ecografía transvaginal para la valoración de los folículos ováricos nos indica indirectamente la calidad de los ovocitos.

La producción espermática. La cantidad y calidad de los espermatozoides

La evaluación del semen se realiza mediante el seminograma y el REM (recuento de espermatozoides móviles). El seminograma evalúa el volumen de la muestra, el recuento del número de espermatozoides por ml de eyaculado, la motilidad y la morfología.